Senderos de Las Viniegras

E-mail Imprimir PDF
Estos paseos están dirigidos a todo tipo de personas, desde los amantes de pequeñas excursiones por los alrededores del pueblo hasta montañeros que quieran ascender a cumbres por encima de 2.000 metros. Los senderos discurren, en su mayor parte, por caminos tradicionales, que eran fundamentales para la vida y la economía de los serranos. Son caminos excavados en terrenos accidentados a base de un gran esfuerzo colectivo, sea levantando muros de piedras en laderas pronunciadas, sea tendiendo puentes sobre ríos y arroyos, que periódicamente era necesario mantener a través del trabajo comunitario, “averedas”, de todos los vecinos.

En unos casos estas vías establecían la comunicación entre los pueblos serranos, en otros, convertidas en cañadas, permitían el movimiento de los ganados trashumantes y en otros facilitaban el acceso a los montes para cultivar las tierras o extraer la leña de sus hogares. Por eso, en casi todos ellos su trazado permitía el paso de caballerías para el transporte de personas o de cargas, salvando los desniveles más pronunciados mediante trazados sinuosos a modo de revueltas, conocidas en la zona como “arrecallas”, y que facilitaban el desplazamiento por las laderas más empinadas.

En sus recodos se esconde una parte de la memoria de estos pueblos que atesora multitud de historias del pasado, de romances y desamores, de amistades y disputas, de trueques y robos, y por donde, en ausencia de carreteras como las que hoy conocemos, se establecían los intercambios comerciales entre los pueblos o se desplazaban los mozos y mozas a las fiestas.

Estos itinerarios permiten conocer el rico patrimonio natural y cultural de Las Viniegras, en donde, a pesar de su reducida dimensión, puede encontrarse una variada representación de los paisajes de montaña de La Rioja con bosques, pastizales, arroyos, cortados, o, incluso, uno de los mejores paisajes de alta montaña de la región como es la cabecera del río Urbión.

También pueden observarse a lo largo de los itinerarios algunos ejemplares de árboles singulares por su avanzada edad o por su rareza, como las encinas de Vallejoco, los tejos del Urbión o los robles del Rigüelo. Todo ello acompañado de un casco urbano bien conservado, en donde el desarrollo urbano “moderno” aún no han llegado, salvo excepciones puntuales, y en donde es posible dar un paseo por sus calles sin otro tráfico que no sea el del trajín de sus vecinos o el de alguna vaca despistada.

Los senderos se encuentran señalizados con los colores azul y blanco, coincidentes con los de la bandera de la República Argentina que ondea en Robledal de Ninoyas las fiestas del pueblo en recuerdo a los que tuvieron que emigrar a América en otras épocas. En algunos casos, sendero a Ventrosa y un tramo del sendero que acaba en la Venta de Goyo, el camino está marcado con los colores rojo y blanco dada su pertenencia al sendero de gran recorrido GR, entre Ezcaray y Villoslada de Cameros.

En los tramos donde el sendero no se encuentra señalizado, el mapa correspondiente refleja una línea discontinua, por lo que es necesario disponer de algunos conocimientos de orientación o de interpretación de la cartografía para poder ascender a los picos señalados.

Para más información y descargas de mapas visita http://senderos.lasviniegras.es
Viniegra de Abajo